8 conceptos clave para entender la microbiota

8 conceptos clave para entender la microbiota

Alejandra Huerta Arreola

Pocos temas en salud y nutrición están tan en boga como la microbiota y su relación con los procesos de salud y enfermedad. Tradicionalmente se ha entendido al microbio como “enemigo” de la salud, pero recientemente la investigación en genómica ha evidenciado que la interacción entre el ser humano y los microorganismos que lo habitan es indispensable y bastante más compleja de lo que se pensaba. A continuación te presentamos los conceptos básicos que te ayudarán a comprender mejor la información científica en relación a este tema.

Microbiota vs microbioma

El término microbiota se refiere a la comunidad de microorganismos de un nicho particular (ej: intestino), e incluye bacterias, arqueas, virus, fagos, levaduras, hongos, mohos, protozoarios y helmintos, entre otros; mientras que microbioma es el conjunto de genes de dichos microorganismos. Sin embargo, en algunos artículos la palabra microbioma hace referencia a la totalidad de un hábitat, incluyendo los microorganismos, sus genes y las condiciones del ambiente en el que se encuentran, así como sus funciones.

En contenido genético, los humanos somos 99% microbio

Cuando se empezó a estudiar este tema se pensaba que en el cuerpo había más células de microorganismos que células humanas, pero últimamente se estima que se encuentran en cantidades similares. Lo que sí se ha comprobado es que hay 150 a 200 veces más genes en la microbiota de una persona que en todas sus células humanas. El genoma humano comprende 23,000 genes, mientras que el microbioma se conforma de más de 3 millones de genes.

La microbiota de cada individuo es única

La variedad de microorganismos que nos habita depende de muchos factores tales como la vía de nacimiento, la alimentación, el medio ambiente, la convivencia con animales, la exposición a medicamentos y la edad. Los primeros mil días de vida son fundamentales para su desarrollo, y a partir de los 2 años, permanece relativamente estable, con variaciones temporales dependientes del estilo de vida, pero con tendencia a regresar al patrón establecido en la primera infancia.

*Cada individuo tiene una microbiota única que podría ser como una especie de “huella digital”.

Cumple funciones muy importantes

- Ejerce un papel clave en el proceso digestivo

Produce vitaminas y compuestos bioactivos

Interviene en la regulación del metabolismo energético

Es fundamental para la barrera intestinal y el sistema inmunológico

Tiene influencia en funciones neuroendócrinas

Regula la cognición, el estado de ánimo y el comportamiento

*Varios estudios han encontrado que el envejecimiento saludable tiene relación con la presencia de especies como Akkermansia y Bifidobacterium.

Eubiosis vs disbiosis

Las comunidades microbianas tienden a vivir en un estado de equilibrio entre ellas y con su huésped, de modo que todas las partes se benefician de esta simbiosis. Esta situación se conoce como eubiosis. En contraste, cuando existe un desequilibrio desencadenado por cambios cualitativos o cuantitivos de los microorganismos se habla de disbiosis. Los estados de disbiosis se caracterizan por la disminución o la pérdida de especies benéficas y el aumento de especies minoritarias que pueden incluir patógenos oportunistas. La enterocolitis necrosante, el asma, la atopia, la enfermedad inflamatoria intestinal, la diabetes, la obesidad e incluso la depresión son algunas de las enfermedades que se han asociado a disbiosis.

*La principal herramienta que tenemos hoy en día para mantener sana a nuestra microbiota es una dieta rica en alimentos vegetales con suficiente fibra y polifenoles.

¿Cómo se estudia la microbiota?

El punto de partida es la secuenciación masiva del ADN del gen 16s ARNr. Con ello se obtienen los datos brutos (el orden de las bases nitrogenadas), mismos que se analizan mediante software para determinar las OTU (unidades taxonómicas operativas) que permiten identificar los diferentes géneros o especies de la comunidad microbiana estudiada. Recientemente también está cobrando relevancia el estudio de los metabolitos (metaboloma) así como de las proteínas que se expresan a partir del microbioma (proteoma).

¿Los estudios individuales de microbiota tienen relevancia clínica?

Ya se encuentran disponibles en el mercado varios tests que pueden determinar algunas características de la microbiota de cada persona. Aunque permiten evaluar la presencia o ausencia de ciertos microorganismos o metabolitos, los expertos coinciden en que aún no son útiles para establecer diagnósticos o pronósticos específicos. Todavía no se han identificado todas las secuencias genéticas ni se conocen las funciones de los diferentes microorganismos, por lo que falta un largo camino para poder utilizar estas herramientas en la personalización de tratamientos médicos y nutricios.

Probióticos, prebióticos, simbióticos y postbióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se ingieren para contribuir a la eubiosis, mientras que los prebióticos son los nutrimentos (fibras o polisacáridos fermentables) que ayudan a su crecimiento. Los simbióticos son una combinación de ambos, y los postbióticos son preparaciones que pueden incluir células microbianas inanimadas (muertas) completas o fragmentos de ellas, así como sus metabolitos.

*Un ejemplo de postbiótico podría ser el yogurt que contiene bacterias tanto vivas como muertas así como ácido láctico producido en la fermentación.

Con todos los avances en este campo, comprender el microbioma será cada vez más importante para nuestra práctica como profesionales de la nutrición.

Para más info visita: gutmicrobiotaforhealth.com y nature.com/subjects/microbiome

PRUEBA NUTRIFY Y TRANSFORMA TU CONSULTA DE NUTRICION
REGISTRARME GRATIS
TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES ARTICULOS

La triada de la atleta femenina

Continuar leyendo

Isak y su relacion con la nutrición y el deporte

Continuar leyendo

La nutrición y el sistema inmunológico

Continuar leyendo
ayuda